Uncategorized

Managua City Blues

Poseído y ebrio al fin me explayo en todo
lo idealizado por el hombre, hasta ahora,
y principalmente en la incertidumbre
de vivir en duplicidad, entre otros yo.

Mientras envejezco, con esto:
la poesía
me enviajo a través de sus lindes
hacia la expiación de una infinitud mayor
que son los tres rostros del Alma
invadida,
donde se esconde, ante los ojos del mundo
ante los ojos tristes y miserables del mundo,
el verdadero Dios.

Todos en exilio terrenal
excepto yo
que vivo exiliado en mi propio cuerpo.

Mi espíritu se hace trescientos años más joven
mientras el tiempo pasa con su pretexto
venidero.
He reencarnado, quizá, y hasta haya muerto
suficientes veces ya,
como para lapidar
con un centenar de nombres
distintos cementerios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s